Ritual de invierno


snow-834111_1280
Foto de Foundry Pixabay

CAPTAR EL ALMA DE LA ESTACIÓN

El invierno ya está aquí y ya habrás presentido su llegada: las temperaturas han bajado, las macetas han vuelto dentro de las casas y los días son más cortos. El invierno representa la necesidad de cuidarnos, acoger la tranquilidad y acurrucarnos en ella. Con el frío, no nos quedamos dormidas: permanecemos en la resonancia del corazón. El alma de la estación desvela nuestro paisaje interior con total transparencia. Tomémonos un tiempo para escuchar nuestra necesidad de descanso. Se trata de una interioridad activa, que nos abre a todas las posibilidades. Soñemos despiertas con lo que deseamos para nosotras mismas. Plantemos nuestras semillas de futuro, protejámoslas con respeto y orgullo, acompañemos luego al espíritu del invierno durante esta estación del repliegue interior.

En el calendario, el solsticio de invierno suele ser la noche del 21 de diciembre en el hemisferio norte.

LOS DONES DE LA ESTACIÓN

La noche con su misterio, la niebla en nuestro camino, la helada nos obliga a buscar calor, la posible ligereza de nuestras ideas fijas, los copos de nieve y su carácter efímero.

  • En el plano físico, al alma de la estación invernal nos invita a darnos descanso y protección.
  • En el plano emocional, volver la mirada a los orígenes, al linaje y aprender de la vida
  • En el plano relacional, ponernos al servicio de la comunidad

LA TRADICIÓN DE LAS CEREMONIAS CELTAS (de Bettina Kreissl Lonfat)

winter-566380_1280.jpg
Foto de Lisa Frideborg, Pixabay

Las fiestas celtas celebran el solsticio de invierno con Yule, el 21 de diciembre. Próximo a la fiesta cristiana de la Navidad, Yule recupera un mito y una simbología mucho más antiguos, vinculados al nacimiento del sol. En efecto, el solsticio marca el día más corto y la noche más larga del año, el paso del momento más oscuro al retorno del Sol.

RITUAL: LA PLUMA DE LA VERDAD PARA LIBERARNOS

En la medida de lo posible, para establecer un vínculo íntimo con la estación, dedica un tiempo a dar un paseo en la naturaleza, por el bosque, un parque o un jardín. Puedes hacerlo antes del ritual para inspirarte, o después, para observar las resonancias.

Este ritual nos pone en contacto con las formas de pensar que nos limitan y con todo lo que paraliza nuestra vida psíquica (creencias y pensamientos negativos).

  • INTENCIÓN: Desbloquear las creencias, los pensamientos negativos y las verdades absolutas para dejar paso a una mayor vitalidad
  • PREPARACIÓN: Ventila el lugar donde vayas a realizar el ritual. Puedes hacer un pequeño altar con algunos objetos recogidos por la naturaleza, unas piedras si las tienes, una tela y una vela. Necesitas también una pluma blanca para este ritual. Puedes disponer tu altar como quieras.
  • ABRIR EL ESPACIO SAGRADO: Enciende la vela en el altar. Cierra los ojos. Da cuatro palmadas para situarte en el centro de las 4 estaciones. Relaja los brazos en silencio. Respira profundamente. Di en voz alta: “Me uno al espíritu del invierno. Gracias, Madre Naturaleza, por tu presencia”. Expresa tu intención
  • RITUAL – PRIMERA FASE: De pie, visualiza un paisaje nevado o imagínate que estás en medio de una tormenta de nieve. Diviértete dejándote llevar de un lado a otro, moviéndote sin equilibrio. Deja salir los pensamientos y las creencias que te desequilibran: “eres un desastre”, “no se puede contar con los hombres”. Juega a soplar. Sopla en tus manos y en tus dedos.
  • RITUAL – SEGUNDA FASE: Ahora llega la calma. En cuclillas delante del altar, observa los objetos del altar y la pluma. Pregunta: “¿Qué verdad me enseñas sobre las creencias que me limitan?”. Quédate con la primera palabra que te venga a la mente. Repítela 2 veces en voz alta. La tercera vez, coge la pluma, levántala y sopla para que salga volando, llevándose la verdad que te limita en este momento. Diviértete con la pluma, baila con ella. En tus labios, se dibuja una sonrisa, y en el aire brillan nuevas frases “soy estupenda”, “puedo confiar en un hombre”. Deja la pluma en el altar de la estación.
  • DAR LAS GRACIAS Y CERRAR EL ESPACIO SAGRADO: Repite al espíritu del invierno: “Te doy las gracias por los mensajes que me has traído hoy”. Abre las manos a la altura del corazón en actitud de ofrenda y respira profundamente. Devuelve los objetos a la naturaleza.

Si quieres saber más acerca de nuestras actividades de Kundalini Yoga: Talleres mensuales, retiros de yoga, retiros para mujeres, viaje solidario a Tailandia o la próxima Bendición de Útero, rellena el formulario abajo:

Fuente: Rituales femeninos para las 4 estaciones, Marianne Grasselli Meier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s