Receta del mes: croquetas de borrajas


borraja

Inauguramos una nueva sección en nuestro blog: una sección culinaria con recetas, artículos relacionados con la alimentación vegetariana, de temporada y en principio saludable.

Este mes de diciembre compartimos una receta de croquetas de borrajas. Cuando estás en un grupo de consumo de verduras ecológicas, a veces vienen cosas que no nos gustan mucho pero que tenemos que aprender a cocinar y comer. La borraja es una de ellas. No es por nada que existe la expresión popular «acabar en agua de borrajas», aplicándose a aquella circunstancia que, pareciendo que tendrá trascendencia, finaliza sin importancia alguna. El origen de la expresión hace referencia al sutil sabor y escaso poder nutritivo del caldo hecho con borrajas. Pobre borraja, es el patito feo de las verduras. Algo bueno tendrá seguro ¿no?

Propiedades nutritivas de la borraja

Resulta que la borraja tiene un alto contenido en vitaminas (A, B1, B2 y D) y en minerales (potasio, calcio, hierro y fósforo). Su riqueza en potasio la convierten en una hortaliza ideal tanto en caso de retención de líquidos como a la hora de eliminar las diferentes toxinas que se acumulan en nuestro organismo.

Antaño era habitual comer borraja cuando las personas se sentían débiles o con bajo ánimo. Esto es debido a que su contenido nutricional favorece y estimula la adrenalina, ayudando por tanto a mejorar el ánimo. Aquí tenemos un buen sustituto para el chocolate en caso de bajones anímicos 😉

¿De dónde viene?

La borraja tiene sus orígenes en Siria y Egipto pero se cultiva en toda la zona de mediterráneo y Asia Menor. En España, se consume más en la zona de Aragón.

Ingredientes para las croquetas de borrajas:

1 buen manojo de borrajas, 2 huevos ecológicos, pan rallado. Para la bechamel: leche, harina integral, mantequilla, sal y pimienta. Aceite.

Preparación: primero se cuecen las borrajas y se tira el agua (obvio…), yo no las limpie más como suelen decir los videos de You Tube que explican como limpiar las borrajas. Luego, se cortan en trocitos pequeños (aptos para convertirse en croquetas).croqueta-de-borraja-con

Se hace una bechamel derritiendo la mantequilla con un poco de harina y se va añadiendo la harina y luego la leche. Se añade sal+pimienta. Se incorpora la bechamel con las borrajas.

Luego empieza la larga, pero muy larga tarea, de hacer las croquetas: con la mano de va haciendo una a una con una forma de croqueta, luego se moja en el huevo batido y se reboza en el pan rallado. Repites la tarea hasta que se haya acabado la bandeja o la paciencia.

Y para terminar, viene la parte menos saludable: se fríen las croquetas en aceite de oliva. He procurado no poner mucho aceite y darles la vuelta en vez de bañarlas por completo, pero aún así es comida frita. Antes de comer esas croquetas, decía que no me gustaban las croquetas porque llevan mucha grasa, pues estas croquetas salieron con muy buen sabor y nos cambia de la ensalada y puré de verduras habituales!


¿Quieres recibir información acerca de nuestras actividades: talleres mensuales, retiros de Kundalini Yoga, círculos de mujeres y sanación de útero? Rellena el formulario abajo y te mandamos más información:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s